Kurt Tank y el desarrollo aeronáutico en la Argentina


Kurt Tank llegó a Buenos Aires con un nombre falso, “Pedro Matthies”, fue un genio del diseño y la tecnología de la aviación en la época comprendida entre los años treinta y cincuenta y tuvo protagonismo en el desarrollo de la aviación argentina. Fue significativa su influencia en el proyecto del caza Pulqui II, posicionando con este modelo a la Argentina como uno de los países más avanzados en la aviación militar de aquel tiempo.

Kurt Waldemar Tank nació el 24 de febrero de 1898 en Bromberg-Schwedenhohe (actualmente Polonia). Participó en la Primera Guerra Mundial como voluntario en el frente oeste, convirtiéndose en oficial y posteriormente en Leutnant y Kompanieführer (teniente y comandante de compañía respectivamente). Al finalizar la guerra, es desalojado junto a su familia de su hogar y es trasladado a Postdam en las cercanías de Berlín. En 1922 empieza sus estudios de electrotécnica en la Universidad Técnica (TH) de Berlín-Charlottenburg. En Berlín funda un grupo académico de aviación, “Akaflieg”, en donde tiene la oportunidad de experimentar, diseñar y construir. En este grupo surge una de sus primeras creaciones, el planeador “Teufelchen”, construido como trabajo de tesis para conseguir su diploma.

Tank comenzó su carrera como ingeniero aeronáutico en una empresa berlinense llamada Rohrbach Metallflugzeugbau GmbH en 1924. Un año más tarde conseguiría su licencia de piloto. En 1930 trabaja un año como director de proyectos en Bayerichen Flugzeugwerken A.G. en Augsburg. Desde el primero de noviembre de 1931, Tank formará parte de

Focke-Wulf Flugzeugbau A.G. como jefe de planificación y pruebas. En esta empresa se empeñó con gran éxito con

Fw 200 de Lufthansa

Fw 200 de Lufthansa

aviones como el Focke-Wulf Fw 44 “Stieglitz”, el avión de enseñanza estándar de la Luftwaffe (Fuerza Aérea Alemana) y el Focke-Wulf Fw 200 “Condor”, un cuatrimotor de gran rendimiento que podía llevar 25 pasajeros con una autonomía de 3000 Km. Sus aviones incluían varios avances tecnológicos, como lo fueron el tren retráctil, la incorporación de flaps, compensador en timón y alerón, piloto automático e instrumentos para vuelo sin referencias visuales externas.

Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, Tank se dedica únicamente al desarrollo y construcción del caza Focke-Wulf Fw 190 y su sucesor el Focke-Wulf Ta 152. El

Fw 190 A8

Fw 190 A8

Fw 190 es reconocido como uno de los mejores cazas de la Segunda Guerra Mundial. Al final de la guerra Tank se enfoca en el diseño de un avión a reacción, el Focke-Wulf Ta 183, que nunca fue más allá de los planos. En 1943 es nombrado profesor por la Universidad Técnica de Braunschweig, en 1944 director de la comisión general de desarrollo ESK (por sus siglas en alemán Entwicklungshauptkomission) y director de la comisión de desarrollo de aviones cazas nocturnos.

Terminada la Segunda Guerra Mundial y sin posibilidad de ejercer su oficio en Alemania, Tank emigra a Argentina junto a otros expertos y técnicos en aviación en 1947. El gobierno Argentino le ofrece un puesto en el Instituto Aerotécnico de Córdoba, donde trabajaría utilizando el sobrenombre de Profesor Doctor Pedro Matthies. Debido a los pobres resultados obtenidos por el caza a reacción I.Ae. 27 Pulqui I construido en 1947, el Instituto decide emprender un nuevo proyecto de un avión propulsado a reacción hacia fines de 1947. El proyecto se llamaría I.Ae. 33 Pulqui II (“flecha” en idioma mapuche) y consistiría en un avión con un motor más potente que su antecesor, alas bajas en flecha y estabilizadores instalados a la mitad de la deriva. Apenas Tank llega a Córdoba, presenta su proyecto del Focke-Wulf Ta 183 a las autoridades del Instituto, por lo que se

Diseño del prototipo del Ta 183

Diseño del prototipo del Ta 183

formarían dos equipos trabajando paralelamente. Uno alemán, liderado por Tank, que seguiría las ideas del Ta 183, un caza a reacción de ala alta en forma de flecha y con la denominada cola en “T” y uno argentino liderado por el Ingeniero Norberto Morchio que seguiría con los planes originales. Terminado el plazo de diseño, ambos grupos se unen y sintetizan en un diseño final optando por las mejores características de cada diseño. El proyecto final no comprende sólo las modificaciones al diseño original de Tank, sino que es el producto de un desarrollo conjunto entre ingenieros alemanes y argentinos. Resuelto el diseño, se empieza la construcción de prototipos. El avión contaría con alas altas en forma de flecha muy empinadas con un ángulo de 40º, sería equipado con un motor Rolls Royce Nene II de 2267 kg de empuje y tendría finalmente una cola con forma de “T”. El primer prototipo, un planeador sin motor, fue utilizado para comprobar la estabilidad y la aerodinámica del caza, el segundo, ya completo, realiza su primer vuelo de prueba exitoso el 16 de junio de 1950. Al año siguiente, el 8 de febrero se realiza la presentación pública en el

Pulqui II despegando

Pulqui II despegando

Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery. Se encontraban presentes el presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, funcionarios, diplomáticos y un gran público. La crisis del país y el golpe militar impide el progreso del proyecto debido a su gran costo. En 1955 el proyecto deja de ser avalado por el gobierno de facto y la mayoría de los técnicos, incluyendo a Tank, se van del país. Cinco prototipos fueron construidos del Pulqui II. Además de los ya mencionados, un tercero se construye en 1952 con algunas mejoras aerodinámicas, el mismo se estrella a fines de ese año. El cuarto prototipo era un modelo completo y armado, contaba con cabina presurizada y cuatro cañones Hispano Suiza MK5 de 20 mm, el caza se estrella luego de hacer una demostración frente al nuevo gobierno de 1956, por una falla en el suministro de oxígeno, que le causó al piloto hipoxia seguida de pérdida de conocimiento. El último prototipo se encuentra actualmente preservado en el Museo Nacional de Aeronáutica, construido en 1959, cuenta con tanques de combustible, que mejoran su escasa autonomía.

Más allá de que el proyecto del Pulqui II nunca fue fomentado ni producido en masa, fue todo un avance de época y tecnología para la Fuerza Aérea Argentina. Kurt Tank ayudado por los ingenieros argentinos del Instituto Aeronáutico lograron hacer una obra maestra que podía ser comparada con aviones soviéticos como el MiG-15 o americanos como el Sabre F-86. El avión puso a Argentina en un lugar del mapa más comparable al de las potencias norteamericanas y soviéticas que concentraban toda la producción de aviones.

Ilustración del Pulqui II por Carlos A. García

Ilustración del Pulqui II por Carlos A. García

El avión debió haberse convertido en uno de los cazas interceptores más sofisticados del mundo. Pero como en todo golpe de estado, el de 1955 perjudicó a la democracia y a la estabilidad de la nación y se hizo sentir en todos los ámbitos, también en el área de la industria aeronáutica. Como consecuencia de ello los planes de producción a gran escala del Pulqui II fueron abortados.

~ por Oliver en 6 julio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: